Testigo, clave en plagio de profesor; vio agresión contra el ahora desaparecido

En cinco audiencias, la familia de Albino Quiroz ha podido mostrar las evidencias
sábado, 16 de marzo de 2019 · 08:20

CIUDAD DE MÉXICO..- El juicio por el secuestro del profesor Albino Quiroz Sandoval, ocurrido el 16 de marzo del 2017 en Tepoztlán, Morelos, ha avanzado rápido: en cinco audiencias el abogado de la familia Quiroz ha podido presentar los testimonios y evidencias contra el principal sospechoso, un expolicía y abogado, que se dedicaba a extorsionar a adultos mayores.

El testimonio central fue el de la persona que vio el momento en que el abogado agredió a mi papá dentro de su oficina, lo golpeó y lo hizo perder el conocimiento. Después lo privó de la libertad cerrando la puerta de su negocio, con mi papá adentro”, dijo a Excélsior Juan Carlos Quiroz Peñaloza, hijo del profesor.

El expolicía le había pedido dinero prestado al profesor Quiroz Sandoval, como lo había hecho con otros adultos mayores, y una semana antes de la desaparición del maestro, el expolicía amenazó a otra señora de la tercera edad, diciéndole que, si volvía a cobrarle el dinero que le había prestado, la mataría y también a su familia.

Ese mismo testigo narró que al estar cerca de la oficina del expolicía y atestiguar la agresión contra el profesor "pidió ayuda –a la gente que estaba alrededor– pero no se quisieron acercar, y esta idea de no comprometerse nos pone a merced de la criminalidad”, señaló Quiroz Peñaloza.

Carlos Quiroz se dijo gratamente sorprendido por la velocidad con la que ha avanzado el juicio que inició el lunes pasado bajo el nuevo sistema penal acusatorio.

En cuanto a la defensa del acusado, cuando inició el juicio "dijeron que iban a mostrar que había evidencia plantada –contra él–, pero no han podido mostrar nada de eso”, dijo el entrevistado.

Otro elemento fundamental que se presentó durante el juicio fue el testimonio de dos policías de tránsito que escucharon en su radio la alerta de que un adulto mayor estaba siendo golpeado, pero no hicieron nada, con el pretexto de que ellos debían seguir controlando el tráfico.

El hijo del profesor consideró que "lo grave es que estamos indefensos, que ni siquiera cuando un ciudadano valiente intenta hacer algo es posible recibir el apoyo de las autoridades”.

Ayer se suspendió el juicio para poder buscar a los últimos testigos del caso y el 25 de marzo se celebrará la siguiente audiencia, en el Juzgado de control, juicio oral y ejecución de sanciones del primer distrito judicial del estado de Morelos, con sede en Atlacholoaya.



Comentarios