‘Hicieron un desastre con nuestras familias’

Dolores aún recuerda las primeras noticias sobre los 49 decapitados hallados en nuestro país en 2012. Esa información dejó de ser ajena al hondureño cuando descubrió que uno de los asesinados era acompañante de su hermano en el trayecto hacia Estados Unidos.
martes, 16 de abril de 2019 · 00:53
CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).- José Dolores Suazo ha esperado que le devuelvan, desde hace seis años, el cráneo de su hermano. La última vez que vio a su familiar se dirigía hacia Estados Unidos, pero en su tránsito por México fue capturado por una presunta banda del crimen organizado que lo torturó, desmembró, le cortó la cabeza y lo tiró en una carretera del municipio de Cadereyta, Nuevo León.
Dolores aún recuerda las primeras noticias sobre los 49 decapitados hallados en nuestro país en 2012. Esa información dejó de ser ajena al hondureño cuando descubrió que uno de los asesinados era acompañante de su hermano en el trayecto hacia Estados Unidos.
El terror invadió el cuerpo de Dolores y su familia, quienes sólo esperaron un par de días para enterarse de que Mauricio Francisco Suazo, aquel hombre trabajador y con grandes esperanzas de vida, también fue víctima de esa masacre.
"Desde que se escuchó la noticia, sabíamos que habían hecho un desastre con nuestras familias. Cuando tú ves eso en películas, lo ves como una fantasía, pero en nuestro caso no fue ficción, porque a nuestros familiares los cercenaron, los desmembraron y los cráneos no aparecieron”, relata Dolores.
Para poder enterrar a su hermano, buscó el apoyo de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, que se encargó de repatriar los restos de Mauricio a Honduras, y del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que se encargó de unir los torsos, brazos y piernas de las víctimas para tratar de darles forma.
"Fue algo muy duro: 49 restos humanos como piezas de porcelana del mismo modelo. Ahí el Equipo Argentino jugó un papel fundamental, porque armar ese rompecabezas no fue nada fácil”, recuerda Dolores.
El próximo 13 de mayo se cumplirán siete años de los hechos ocurridos en Cadereyta; sin embargo, las autoridades mexicanas no han podido consignar a algún responsable.

Comentarios