Mueren monos aulladores por sequía en sur de Veracruz

Los restos de los primates han sido encontrados sobre las ramas de los árboles o entre hojarascas
lunes, 27 de mayo de 2019 · 20:47

Monos aulladores de la selva del sur de Veracruz han estado en riesgo ante la sequía de poco más de tres meses que ya ha causado estragos en cultivos y ganadería.

Los pobladores de la comunidad El Chancarral en el municipio de Minatitlán, han expresado su preocupación, pues ya tienen el registro de al menos 10 primates muertos por las altas temperaturas, el poco alimento y agua que llegan a encontrar.

El registro de los decesos se ha dado porque los restos de los animales han sido encontrados sobre las ramas de los árboles o entre hojarascas.

Con temperaturas que han alcanzado más de 40 grados, consideran que no hay ser vivo que pueda resistir sin alimentarse o tomar agua.

La noticia sobre la muerte de los monos aulladores ha consternado a organizaciones dedicadas a la protección animal, que convocaron a la población a donar alimentos frutales y agua para llevarla a la región donde hay avistamientos.

Entregaron lo recolectado: garrafones vacíos para convertirlos en bebederos y rejas con mangos, marañón, plátanos, papayas, paquis, ciruelas, cocos, suero normal y sabor coco.

Los habitantes de la región localizaron a las crías de los monos que han muerto y los mantienen bajo su cuidado, mientras esperan que el termómetro ceda un poco y los monos crezcan para poder llevarlos nuevamente a la selva.

Otros optan por dejar a los más grandes, que se refugian en las ramas de los árboles, hasta donde les llevan baldes con agua para que la consuman y no pierdan la vida.

La vida de estos primates en la región sur no ha sido sencilla, pues además de las condiciones del clima y de la escasez de subsistencia, los monos enfrentan la depredación, pues en el mercado negro las crías de mono aullador llegan a tener un costo elevado y por eso los encargados de conseguir esta especie llegan a matar a los padres para poder quedarse con los monos pequeños.

Pese a las quejas, las autoridades ambientales no han tomado en cuenta las denuncias y poco a poco se extinguen.

Comentarios