Michoacán no aceptará Insabi hasta ver su operación: Aureoles

lunes, 27 de enero de 2020 · 21:48

"El gobierno de Michoacán no firmará su adhesión al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) hasta que no haya claridad sobre su funcionamiento", dijo el gobernador Silvano Aureoles Conejo.

El mandatario argumentó que el sistema sanitario estatal de Michoacán es uno de los mejores "si no es que el mejor", del país y que la calidad de los servicios que ofrece aventaja inclusive a los del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); por ejemplo, tiene 90% de abasto en medicamentos.

Al participar en la reunión plenaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD), el funcionario argumentó que no entregará los servicios estatales de salud a la Federación para evitar que se reduzca la calidad de la atención que brindan.

"Me costó mucho trabajo revivir el niño, no te lo voy a dar para que me lo enfermen de nuevo. Hasta que no haya claridad, no", dijo.

"No me he adherido porque no le encuentro la lógica de que me digan: dame los servicios de salud, tu dinero e infraestructura. No estamos buscando quién pague sino cómo resolvemos este problema añejo. Tengo mejores servicios de atención que los del IMSS. Pido que efectivamente me demuestren que el paso que sigue (el Insabi) es el paso que se necesita".

De esta manera, Michoacán asume la misma postura que los 9 gobernadores del PAN y el de Jalisco, que se han negado a firmar los convenios de adhesión al instituto ante la posibilidad de que los problemas de desabasto de medicamentos y falta de atención médica se agudicen en lugar de resolverse con el nuevo esquema del gobierno federal.

El gobernador consideró que será "literalmente imposible de cumplir" la promesa del presidente de otorgar atención gratuita en los tres niveles de salud para toda la población, y lamentó que mientras se organiza el Insabi, "se está poniendo en riesgo la vida de muchas personas (...) la situación en los centros de salud y en los hospitales es muy crítica".

Reconoció que en Michoacán hubo casos de manejos "malos" y "no claros" de los fondos correspondientes al Seguro Popular, pero que se implementaron mecanismos de control mediante los cuales se logró reducir el gasto en medicamentos de 2 mil 500 millones de pesos a 800 millones, y al mismo tiempo, incrementar el abasto a 90%.

Sin embargo, la provisión de medicinas está en riesgo luego de que se dio a conocer que los estados que no se adhieran al Insabi no tendrán acceso a los recursos del Fondo de Protección Contra Gastos Catastróficos.

"Pero estoy en la raya, digamos, porque yo tengo manera de subsistir hasta marzo; pero fuera de eso quién sabe cómo es que venga el esquema".

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios