La palabra considerada como algo grande

Comparte charla Koulsy Lamko

Habla del poder de los poetas en su tierra natal
jueves, 16 de mayo de 2019 · 17:32

Koulsy Lamko es el director y fundador de la Casa R. Hankili África en Ciudad de México.

Durante su visita a la Feria Internacional del Libro Coahuila 2019 Migración: Historia e Identidad impartió la charla "Cuerpo de la palabra, libertad y exilio".

En su exposición el oriundo de Chad compartió como en su tierra natal es la forma en como se le da un significado importante y un poder especial a quien tiene el poder de compartir un estilo poético que se canta y del cual no hay rastros impresos.

Destacó que en su comunidad a la palabra se le considera como algo grande, que tiene esencia, que tiene interior, que guarda verdad y que no se oculta a nadie.

Quienes tienen ese don de expresar son los poetas, personas que son designadas y ungidas para ser los portavoces de lo que se requiere dar a conocer en la aldea.

La gente de la aldea desde temprano sale a realizar sus labores de cultivo y tan pronto regresan se realuza la reunión con el poeta, quien mediante un canto permite alejar a los entidades que estén presentes para que la gente se pueda disponer a escuchar a su poeta, mismo que a través de este mismo canto exhorta a su comunidad a permitirse escuchar situaciones importantes, y para quienes resulten incómodas no generen una reacción negativa.

En estos cantos, el poeta tiene oportunidad de expresar mediante un estilo, donde los oyentes comprendan lo que ocurre y en quienes se dirige el poeta.

EL ENCUENTRO CON EL POETA

El espacio donde se desarrolla estos encuentros con el poeta son especiales, no por su infraestructura porque son al aire libre y como única luz la presencia del fuego por ejemplo, y sí porque es un ritual el comienzo y fin de estos encuentros, donde la palabra cobra gran significado poético y hasta narrativo.

El poeta es capaz de reprender a quien haya hecho algo que afecte a la comunidad, siendo el culpable aceptar el hecho y darse a la tarea del exilio o a aceptar el mayor castigo de la comunidad, la cual no tiene nada que ver con la cárcel o el encierro, y sí con el silencio de la gente, al no volverle a dirigir la palabra.

El encuentro con el poeta, igualmente culmina con un canto, a manera de que se brinde la armonía entre los presentes.

Koulsy Lamko finalizó su presentación, comentando que la palabra ocupa un lugar especial en su país, muy diferente a la forma y estructura que en otros sitios se le proporciona.

Comentarios