EL GATITO DE KAFKA

Pessoa es más que un libro de 495 páginas

JAVIER JOSÉ RODRÍGUEZ VALLEJO
jueves, 27 de junio de 2019 · 00:00
La poesía penetra por todos 
los poros… La respiro 
en este aire marítimo. 

Pensaba que la principal responsabilidad de un lector era saber donde encontrar buenos libros, obras que trasmitan sentimientos y estas produzcan una química. En sus páginas hay variedad de temas, era un escritor que producía sonrisas y lagrimas por el temperamento de sus historias. 
Todas las mañanas caminaba a la orilla del mar, escuchaba una canción de fondo, y luego se sentaba en una cafetería a leer el periódico. Era de esos poetas que leía sin distracciones y eso le producía placer.  
Aconsejaba que las personas se dieran un tiempo para leer. Escribía bajo el efecto de la inspiración, se alejaba de las distracciones mundanas y prefería el silencio de los libros.  Todas las mañanas despertaba escribiendo, haciendo rimas y jugando con las palabras, esas cosas hacen ruido en los poetas.  
Hacía que sus días valieran la pena, era un apasionado de los detalles y por esa razón esas cosas no pasaban desapercibidas para sus ojos. Su amor por la vida y en especial por los libros nunca tuvo edad, siempre fue un niño lector, un eterno soñador y veía el final de sus días en las bibliotecas. Quizá por esa razón es el mejor escritor portugués, tan cercano a su vecino Don Quijote de la Mancha. 
Fernando Pessoa (1888-1935), conocía sus orígenes, soñaba con conocer otras culturas, fue fiel a sus ideales y como ciudadano ejemplar. Era un escritor consciente, subrayaba lo esencial en cada una de sus historias.  
PESSOA, MÚLTIPLE, es un libro bilingüe de portugués al español. Una traducción de Jerónimo Pizarro y Nicolás Barbosa. Editado por el Fondo de Cultura Económica. Es una primera edición y cuenta con 495 páginas. Esta impresa en Colombia en el año del 2016. 
Leer a Fernando Pessoa es revelador, escribió para no ser olvidado, pasarán los siglos y se le recordara por hacer de la poesía una forma de vida. Era romántico en el buen sentido, el ocio es otro detalle de la felicidad del poeta. 
Tal vez si no hubiera sido escritor seguramente sería un librero de viejo como Macario Zamora, en lo personal pudiera decir eso pero con la diferencia que Fernando Pessoa seguramente fuera un librero desordenado por su distracción, y seguramente le dedicaría más tiempo a su escritura y su pasión por lo inefable del amor. 
Pessoa es más que un libro de 495 páginas, tan antiguo como una moneda Fenicia, evocador como un paisaje de Arteaga y silencioso como el ruido de la mente. historiador82@yahoo.com

Comentarios